Muchas mujeres postergan la visita al ginecólogo por diferentes razones: pena, miedo, falta de tiempo... Pretextos hay muchos, pero el riesgo es el mismo. Cualquier padecimiento, por leve que sea, tiende a complicarse si no se atiende a tiempo o si se atiende mal.

¿Estás dudando si debes ir a un psicólogo? Nosotros te aconsejamos acudir a un especialista en caso de alguna molestia como:

Dolores menstruales

Si el dolor es muy intenso, acude a chequeos mensuales con tu ginecólogo, ya que él te ayudará aliviar estas incomodidades y descartar un caso de endometriosis.

Dolor durante las relaciones sexuales

El sexo debe ser sinónimo de placer. Si cuando lo practicas lo único que manifiestas es malestar, puede indicar que hay algún tipo de irregularidad en tu cuerpo.

Molestias al orinar

Si cuando notas picor al orinar, la sensación de querer orinar mucho u orina turbia, podría tratarse de alguna infección. Acude a tu ginecólogo para detectar si se trata de una infección por hongos o bacterias, y evitar que se traslade a tu zona íntima.

Mal olor y comezón

Acude a tu ginecólogo de inmediato si algo huele mal. Aunque suele ser un área que suele mantener calor, en ningún momento los malos olores se deben justificar. Si detectas un olor fuerte, penetrante y fuera de lo común, es momento de hacer una cita.

Bultos en el pecho

La detección temprana de bultos en los senos puede salvar vidas. Si sientes 'bolitas' o pequeñas irregularidades en tus mamas, acude a un chequeo con tu ginecólogo.

Con su orientación, podrán agendar una mastografía que responderá todas tus dudas y podrán tener un diagnóstico a tiempo. ¡Cuídate!

Bultos en labios vaginales

El mismo caso que los bultos en los senos, notar bolitas en la zona genital puede indicar que existe una infección por ETS, un absceso o un desarrollo oncológico.

Sangrado irregular

Tener sangrado fuera de los días de tu periodo o después de haber tenido relaciones sexuales, es motivo para que acudas de inmediato con un especialista.